¿Qué es un curetaje dental?

Una adecuada limpieza dental pasa por realizar un cepillado de los dientes tres veces al día incorporando en algunas ocasiones el uso de otros productos complementarios como son el hilo dental, cepillos interdentales o colutorios para aumentar la eficacia de la limpieza.

Aun así, es difícil prevenir el desarrollo de bacterias en nuestra boca provocando la aparición de lo que denominamos placa bacteriana y por ello debemos acudir a nuestra clínica dental en Vallecas  asiduamente para una revisión puntual.

En la mayoría de las ocasiones, llevando una higiene óptima y regular, nuestro dentista en Vallecas nos recomienda una simple limpieza que será suficiente para sanear nuestra boca. Sin embargo, en otras ocasiones, la formación de la placa bacteriana se ha asentado tanto que ha llegado a endurecerse y ha formado lo que comúnmente llamamos sarro.

Esta placa endurecida que se aloja entre nuestros dientes puede derivar en una enfermedad más grave si no se trata de forma adecuada y en su momento oportuno.

Como hemos mencionado en algún que otro post, una de las enfermedades más comunes dentro de la población suele ser la inflamación y el sangrado de las encías y que puede provocar a largo  plazo el empeoramiento de la zona afectada si no se trata debidamente. Estamos hablando de la Gingivitis o Periodontitis, provocada por una mala higiene dental.

Este sarro acumulado es el causante de que nuestras encías se inflamen y se retraigan provocando el sangrado cuando nos cepillamos y el progresivo deterioro del diente.

Cuando esto sucede, el dentista realiza una valoración y decide si emplear un tratamiento u otro en función del estado de las encías.

El curetaje dental o también conocido como raspado y alisado radicular, es una limpieza más exhaustiva de los dientes que consiste en eliminar la placa bacteriana que se halla alojada en las zonas más internas de las encías y que forman las denominadas bolsas periodontales. La técnica del alisado radicular se lleva a cabo con unos instrumentos llamados curetas y en función de la zona a tratar varía de tamaño, longitud y angulación.

Para la realización de este tratamiento el dentista aplica anestesia local al paciente para poder acceder a las bolsas periodontales y limpiarlas en profundidad. De esta manera se elimina completamente el sarro del diente evitando así el avance de la enfermedad.

Durante la intervención el paciente no siente ningún tipo de dolor debido a la dosis de anestesia que se le ha aplicado previamente aunque, cuando el efecto de la anestesia desaparece, se suele desarrollar cierta sensibilidad dental que desaparecerá en las próximas horas.

En términos generales podemos decir que el curetaje dental es un tratamiento no invasivo, indoloro y que no presenta ningún efecto secundario más allá de las molestias leves posteriores.

¿Qué es un curetaje dental?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba